Sonos Play:5 y la tecnología Trueplay, el futuro del audio streaming.

Articulos

Hasta finales de la última decada del siglo XX, disfrutar del video y audio por internet exigía una previa descarga de todo el archivo, lo que implicaba una espera exageradamente prolongada debido a que la velocidad de red en aquel entonces no era como la conocemos ahora. Fue a partir del año 2000 que se desarrolló la tecnología streaming, también conocida como lectura en continuo, difusión en flujo, lectura en tránsito, difusión en continuo, descarga continua o mediaflujo. Gracias a ella fue posible por primera vez reproducir archivos mientras se iban descargando en un búfer de datos.

El ejemplo más evidente y comercial del streaming es el portal de Youtube, donde podemos ver contenido audiovisual sin necesidad de esperar que se descargue por completo. En lo que se refiere solo a audio, específicamente música, en estos años se está viendo de forma masiva con servicios como Spotify, que te permite oír discografías completas con excelente calidad de sonido sin tener que esperar por la descarga del audio, tal como sí había que hacerlo en la época del programa Ares o el auge de los servidores mediafire, rapidshare y megaupload.

Foto: mashable.com

Foto: mashable.com

Si las descargas de música significaron un duro golpe contra las ventas de reproductores y soportes físicos desde hace ya varios años, el streaming sin duda tuvo mayor impacto en el mismo. De hecho, a fines del 2015 el dinero generado por música streaming ha superado por primera vez a la venta de discos y equipos. Esta realidad exige que las marcas hagan algo al respecto ofreciendo sistemas que permitan acceder a un excelente sonido y facilidad de uso. La idea no es reñirse con lo ofrecido por el audio streaming, sino complementarlo y/o mejorarlo.

El primer intento de ello llegó en el 2009 cuando la empresa Sonos diseñó la primera versión del altavoz Sonos Play:5. Si  bien su reciente relanzamiento tiene notables cambios tanto por dentro como por fuera, la esencia es la misma: reproducir la música streaming gracias a su conexión a internet, además de también permitir la escucha de 100.000 emisoras radiales de todo el mundo. Asimismo, reproduce el audio almacenado en dispositivos móviles y otros aparatos de red doméstica que cuenten con un puerto de entrada auxiliar.

Foto: 9to5mac.com

Foto: 9to5mac.com

La novedad de este producto es que ahora cuenta con seis altavoces y tres tweeters que proporcionan altos claros y cristalinos a cualquier volumen, cada uno con un amplificador de clase D, que a parte de su potencia destaca por su ahorro energético. Además de esas virtudes, su proyección de audio se adapta y optimiza perfectamente a cualquier posición donde se encuentre. El menú táctil también sigue esa lógica de adaptarse a espaco gracias al acelerómetro y el software del equipo. Sin embargo, lo que quizá para muchos haga falta es un botón de encendido y apagado, ya que el equipo siempre está prendido hasta que se acaba la energía.

Por si los aspectos positivos mencionados fueran pocos, merece mención la tecnología Trueplay que está disponible en todos los parlantes modernos de la firma. Se trata de un sistema que calibra la acústica del lugar de forma rápida pero exhaustiva, recogiendo información de la superficie, la distribución, el mobiliario y cómo refleja el sonido en las paredes o ventanas. De esa manera, mediante una correcta ecualización y filtros de frecuecia, la música que sale de los altavoces suena lo más fidedigno posible a como el artista pensó que quedaría su obra tras la grabación.

Por otro lado, tal como lo mencionamos anteriormente, la versión actual del Sonos Play:5 trabaja también con teléfonos móviles (Apple y Android), no solo reproduciendo la música streaming que hay en ellos, sino además tomándolo como una fuente de mando a distancia que funciona correctamente si se descarga la app gratuita Sonos Controller. Y que bien que siquiera la aplicación sea gratuita, porque a decir verdad el juego de altavoces tiene un precio bastante elevado por ahora, que sería el segundo “defecto” del producto en caso que la carencia de un botón de apagado pueda considerarse como tal.

Foto: www.techhive.com

Foto: www.techhive.com

 

Newsletter

Suscríbete a Nuestro Boletín de Novedades:

(Luego de la suscripción no te va salir ningun mensaje. Solo revisa tu bandeja de Correo para confirmar tu suscripción)
* indicates required